jueves, 14 de abril de 2011

Drink a beer and get free pizza


El sábado pasado me levanté de mi nueva cama con fuerzas renovadas. Después de estar casi una semana durmiendo en un sofá y sufriendo jet-lag, la vida me parecía hermosa. Había ciertos aspectos que todavía tenía que solucionar. Recuperar mi pasaporte y comprar comida eran los más importantes. 

El día había amanecido muy soleado y con una agradable temperatura así que decidí pasear por Central Park hasta la calle 14th para pagarle lo acordado a mi casero y hacer algo de deporte. Una vez allí me entra el hambre. Necesito comer algo antes de enfrentarme otra vez a mi casero. Miro a mi alrededor y sólo veo locales de comida rápida. Entre todos ellos hay uno que me llama la atención: Cocodrile Lounge. ''Cold beer and free pizza'' 

Yo(pensando): ¿Cómo resistirse? Me bebo una cerveza y me regalarán una porción de pizza. God bless America. 

Me acerco al bar y un segurata me abre la puerta.

El: Buenos días. ¿Me puede enseñar su documentación?

Yo: Sí claro.

Le doy el DNI español.

El: ¿Tiene 28 años? No los aparenta. ¿Me podría enseñar su pasaporte para verificar los datos? No sé muy bien qué es esto (refiriéndose a mi DNI).

Yo (pensando): ¿Le cuento la historia de mi pasaporte? Jodido Sassan. Mejor le digo que tengo el pasaporte en casa.

Yo: Tengo el pasaporte en casa porque no quiero perderlo ... bla bla bla.
Me deja entrar y voy a la barra:

Camarera: ¿Qué va a tomar?

Yo: Cerveza y pizza. Una Bass.

Me pone la cerveza y me da un ticket.

Camarera: Tienes que entregar el ticket al final del bar. Allí está el horno para pizzas. 

El bar es muy oscuro y tiene varias máquinas de videojuegos al lado del horno para las pizzas. Le entrego el ticket a un risueño mexicano que está de encargado y ... ¡me da un pizza entera! ¿¡la madre que le parió!? ¿Cómo puedo pagar 4 dolares por una pinta de cerveza y que me den una pizza entera?

Yo: Pero, ¿es toda para mi?

Mexicano: Sí ''mijoo''. Ya sabes como son estos gringos.

Imposible terminarme la pizza. Al rato viene el mexicano a limpiar las mesas de mi alrededor.

Mexicano: ¿Qué pasó? ¿No te gustó?

Yo: Estaba muy buena, pero es mucha comida.

Salgo del local sitiéndome tan lleno que lo que menos me apetece es discutir con Sassan otra vez. Entre la cerveza, la pizza y el casero voy a necesitar un antiácido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario