sábado, 18 de junio de 2011

La policía de Nueva York




Como si fuera un chiste: ''Un inglés, una alemana y un español van en bici por Battery Park ... ¿quién acaba detenido?'' Supongo que ya conocéis la respuesta. La historia que os voy a contar a continuación me ocurrió hace dos semanas y todavía no se me ha pasado el tembleque del todo.

Todo empieza un soleado día de domingo cuando convenzo a mis compañeros de piso de que alquilen una bicicletas para dar juntos una vuelta. Ellos acceden sin pensárselo un segundo:

Alemana: ¡Qué guay! ¿Ya sabes la ruta que vamos a hacer?

Yo: Sí. Alquilamos las bicicletas en Central Park, salimos del parque por Columbus Circle y nos vamos al Hudson River Greenway. De allí a Battery Park haciendo las paradas necesarias para tomar fotos. Después del trayecto una cerveza en el Frying Pan para recuperar fuerzas.

Nota turística: El Frying Pan es un barco de transporte de mercancías transformado en un bar flotante en medio del Hudson River.

Lo dicho, alquilamos las bicis para mis compis de piso (yo tengo la mía; es de un amigo español que se volvió a Madrid) y nos vamos a ciclar por los Newyores. El día muy bueno, la temperatura fantástica y el paseo muy agradable.

Una vez finalizado el tour nos vamos a tomar la merecida cerveza. Para acceder al Frying Pan hay un estrecho camino de unos 100 metros en el que pone claramente que no se puede circular con bicicleta. ¿Qué hice yo? Pues circular con bicicleta. ¿Por qué Loreal? Pues porque yo lo valgo. Al final de los 100 metros y como venido de entre las sombras aparece un policía. Mierda. Me sonríe desde lejos mientras saca la libreta de las multas. Mierda mierda. Pausadamente y con aire de triunfador levanta la mano y me detiene. Mierda mierda mierda.

Poli: ¿Sabes por qué te he hecho parar?

Yo: Sí. Pero iba muy despacito.

El cabrón no para de sonreírme como pensando que esa historia la ha oído mil veces.

Poli: ¿Me deja su documentación?

Saco el DNI de mi cartera y se lo doy.

Poli: ¿Esto qué es? Esto no sirve. Necesito la identificación del estado de Nueva York o en su defecto el pasaporte.

Yo: Pues es que el pasaporte lo tengo en casa porque desde Columbia me han recomendado que no lo use a diario porque si lo pierdo enton...

Me interrumpe levantando la mano. Esta vez ya no se ríe.

Poli: La Universidad de Columbia se equivoca. Tu ahora estás indocumentado y eso es un problema.

Mientras dice eso saca las esposas de la funda de cuero. Ahora es cuando me empiezo a acongojar de verdad.

Poli: Vamos a hacer lo siguiente. Voy a llamar a una unidad y te vamos a llevar a comisaría hasta que sepamos quien eres.

Yo: EEEEEEEEEHHHHHHHHH !!!! No hace falta. En vez de ir a comisaría podemos ir a mi casa y os enseño el pasaporte. Veo excesivo el tener que ir a la cárcel por ir en bicicleta por un sitio que no se podía. Estoy dispuesto a pagar la multa. De verdad, no me meta en la cárcel. Yo soy buen chico.

Sí. Sé que suena ridículo, pero me traicionaron los nervios. Me imaginaba en prisión con lo peorcito de Nueva York y con el presidente del Fondo Monetario Internacional.

Poli: Si vas a la cárcel no es por ir en bici. Por eso vas a pagar una multa. Vas a ir a la cárcel hasta que sepamos quien eres.

Termina de decir esto y habla por el walkie. ''Tres dos siete unidad ocho código cuatro cuatro nueve...''. No hay respuesta. en esto aparecen mis compañeros de piso y se quedan a mi lado mirando al policía.

Alemana: ¿Qué pasa?

Yo: Que me quieren detener por no ir documentado.

Respuesta del walkie: '' siete cinco tres ... bla bla bla''

Hay un intercambio raro de número y posiciones. Al terminar el poli mira a mis compañeros de piso. Creo que ellos le transmiten más confianza que yo. No sé si será porque son rubios de ojos azules o por su exquisita forma de pronunciar el inglés. Sea lo que sea, funciona. Creo que el poli empieza a pensar: ''si este chico tiene amigos arios, a lo mejor no es tan malo''. 

Poli: Chico, las unidades están ocupadas y no me apetece tener que pasar toda la tarde del domingo contigo. Además no te puedo poner la multa con esta documentación, pero si te veo otra vez por aquí sin la documentación, te aseguro que sí que te detendré. Si estás en este país, tienes que ir documentado, you get it?

Yo (pensando): SEÑOR, SÍ SEÑOR!!

Poli: Mientras estés en este país tendrás que cumplir la ley cuidadosamente, you get it?

Yo (pensando): SEÑOR, SÍ SEÑOR!!

Poli: Y si te veo circular otra vez en bicicleta por un sitio no habilitado te confiscaré la bici, you get it?

Yo: Sí, no se preocupe. No volverá a ocurrir.

Una vez sentados en el barco pedimos unas cervezas y mis amigos empiezan a comentar la jugada.

Inglés: Ya sabes, la próxima vez tendrás que llevar el pasaporte si no quieres que te metan en la cárcel.

Yo: ¿Para qué? Si ahora lo hubiera llevado, hubiera tenido que pagar la multa. Mi conclusión es que si vas indocumentado no te pueden multar.

Inglés: Lo que tu digas. Si acabas en la cárcel, ¿me puedo quedar tu habitación?